Hola.

Mi nombre Julián y este es mi blog. En algún momento el blog fue más amplio, pero de eso ya fueron 10 años.  

¡Bluargh!

El por qué no he escrito en este blog desde hace días (en realidad casi un mes, pero quién lleva la cuenta?) se resume justamente en la palabra que titula esta entrada. Bluargh. Utilizado a veces como interjección (acompañada de una grimace bastante mal vista, pero suficientemente explicativa para su objetivo real de expresarse ante/sobre el mundo). De esta palabra se deriva el adjetivo calificativo ‘bluargh’ que se puede utilizar con la palabra de elección: por ejemplo es bastante común admitir que se está en ‘modo bluargh’, pero también hay ‘clases bluargh’, ‘textos bluargh’, y por supuesto ‘profesores bluargh’.

Todas estas courants bluarghistiques convergen en el llamado bluarghismo que es un movimiento antiquísimo de la especies humana. Desde que el ‘mico de sabana’ existe ha habido problemas que lo agobian, por momentos estos retroceden pero no significativamente: es decir, aunque no hay ningún incendio ni dilema inminente que requiera atención inmediata hay una espada damocleana esperando caer. Una nube gris en el panorama que no te deja disfrutar del sol, pero tampoco te hace preocuparte por la lluvia.

En algún momento de la historia hubo un salto hacia el bluarghismo ilustrado, donde el uso de la razón la capacidad de pensamiento lógico y demostrable elevaban el pensamiento bluarghístico y lo acercaban al pensamiento científico – empírico.

Pienso, por tanto estoy en modo bluargh. Cogito ergo bluarghi sum.

Siglos después y cargado por más bagaje filosófico el bluarghismo llega a su forma postmoderna actual. Un sentimiento que surge ante el tedio inevitable de los cursos de la U que no prometen en lo absoluto, que no son difíciles sino que más parecen una pérdida total de tiempo. Es preferible ver llover (por dicha en este caso es una figura literaria ya que aun no caen los primeros chubascos de abril) que ocuparse de los cursos en cuestión. Ese ver llover, ese ticking away the hours that make up the dull day es el bluargh tal como se le conoce ahora.

¡Lluvia!

From Russia with Absence