Hola.

Mi nombre Julián y este es mi blog. En algún momento el blog fue más amplio, pero de eso ya fueron 10 años.  

La Tarea de Willy

El puntero del mouse dibuja formas indefinidas en la pantalla, juguetea, da vueltas, sube y baja, va de izquierda a derecha, luego con la inevitable resignación del deber busca el ícono de Microsoft Word, en rápida sucesión también invoca el Microsoft Outlook, Inbox, un correo de un par de días atrás, dos attachments, clic, Abrir…, clic, en eso me estanqué. Como un hombre que ve un paisaje pensativamente, pero que en realidad no observa los detalles geográficos ante él, me quedé silencioso por un par, o más, de minutos con la mirada fija en la pantalla, pero sin darle mayor importancia a los documentos que había abierto. Me conformaba saber solamente que ahí estaban, que ya a un nivel cuántico había alterado algún producto por medio únicamente de la observación, chistes intelectuales que se me vienen, ideas que florecen, por ver y querer ignorar lo que se ve, me sentí inerte, me reacomodé en la silla, que dolor de espalda, tal vez debería caminar y dar una vuelta, al final solo cambié el centro de masa y seguí viendo la pantalla.

Para despertar del letargo volví a jugar con el puntero del mouse, cómo salta, como va de un lugar a otro, como se mueve por todo lado, como termina inevitablemente en ese maldito dibujo de una O. O de Opera. O de Ocio. ¡Internet! Con la satisfacción de una mentira bien concebida, me estoy persuadiendo que voy a leer el enunciado de la tarea, aunque tuviera los materiales ocupo la guía, saber qué debo confeccionar, también me persuado que soy un vago, y que el auto-engaño es cada vez más descarado. Tab 1: página de la ECCI; Tab 2: Youtube, habrá más video de Duran Duran; Tab 3: La nación, otras más llegan a llenar como diez Tabs más y en alguna, en el Background se carga el enunciado de la tarea de Willy.

Un par de MP3 después me acuerdo de la tarea, con que tener esos programas abiertos era lo que me estaba gastando memoria, y reviso el enunciado, ya que los electrones se gastaron en cargar esa cosa debería verla, principio de economía, el enunciado también parece estar formulado con este principio. La tarea está dada como en cuatro frases sueltas, ¿de veras he caído tan bajo en mi pereza que me esté negando tan rotundamente a hacer una tarea tan breve?

La fecha límite es hoy, hay tiempo hasta las 23:55, aaah aun queda tiempo, y en abundancia, si es tan corta como parece es algo que sale en una hora. Cuando mucho. Incluso menos, al fin, lo que voy a entregar a va a ser un mamarracho, el curso no motiva, y además willy no se va a poner en varas, el GADU (oscurísima referencia, cortesía de Georgos Garitenko) no va a querer perder su tiempo leyendo estas cosas, con la tarea 1 fue parecido, puras sandeces concatenadas, y la nota fue un 100, de qué me preocupo entonces. ¿Qué es esa pequeña alarma en mi cerebro que no me deja en paz, hay alguna traidora neurona responsable que sí aboga por ponerse a hacer la tarea ya? ¿Pero por qué? ¿Por qué? ¿Será preocupación? ¡Debe ser hambre! Sanguchito al saco, Earl Grey al saco. El saco de Uvieta no sirve voy a tener que ir a la cocina, bueno, en lo que voy voy a ir pensando en lo de Willy. Fui y vine. Veni, vidi, vici.

¡No! Nada de vici, no he vencido aun, la tarea está ahí, como un oponente de ajedrez que te analiza, que ve el tablero y te ve, te ve en la piezas, en la disposición de los documentos, a la espera de una señal sorda que en algún momento se apresta a venir. ¡Como escribo paja, como hago lo que sea por no volver escribir en el “A40573 – Tarea 2.doc”! No es cierto, hago otras cosas, busco en Amazon artículos que no voy a comprar, hago playlists que no voy a escuchar, me dejo sorprender por el Random, veo quien está Online en Messenger (me sonrojo de la hipocresía de haberme puesto en “Busy”), veo el cel a ver si hay algún mensaje, veo el reloj, espero, espero la hora donde ya no tenga alternativa y el buen viejo Cronos me tenga contra la pared para hacer esta tarea.

Soy un burócrata que siente obligación pero me atengo a las circunstancias y me dejo atar por la modorra, soy también un apóstata de CI-2455, soy todo un personaje kafkiano.

Esto queda aquí, la tarea queda como está hasta que sea hora de hacer, mientras voy a hacer algo productivo que me motive. Clic, clic, abajo, derecha, arriba, clic. Voy a juguetear con mi red neuronal, voy a implementar las ideas que tuve, voy a trabajar bien en ella, con ganas, tarea –debo resaltar esto- cuya fecha de entrega es hasta el 14 de mayo. Cómo cambian las cosas, cuando un curso/profesor/materia motiva.

Axel Jones y el Reino de la 'Sueta', Azul, Lisa y Con Gorro

Neurons in the Dark