Hola.

Mi nombre Julián y este es mi blog. En algún momento el blog fue más amplio, pero de eso ya fueron 10 años.  

La insoportable modorra del ser

El post de hoy nace inevitablemente de una pereza mayor; acentuada por este feriado tan innecesario como desperdiciado. Un sábado. Un sábado con aroma a Viernes Santo, donde al margen de la parafernalia religiosa queda una ciudad, un mundo reducido que corre a media máquina. Escribo, pues, para sacudirme de esta modorra; producto de una sucesión de días indistintos, donde solo la obligación de atender a francés me hace distinguir los lunes y miércoles de los demás días de la semana. No es, lo tengo bien claro, un post como los otros, de oblicuas burlas a sucesos acontecidos, sino más bien como una mueca. La mueca que uno hace pero que no ve cuando despierta y la pesadez de las cobijas y la suavidad de las almohadas hacen añorar un puñado de minutos más de calma.

Hay abundancia de otros temas para escribir, podría desahogar mi ateísmo en criticar las peregrinaciones de la ocasión, o divagar sobre Olimpiadas, o abordar alguno de los temas polémicos de moda. Mención podría hacer a cosas personales de la última semana como Award-Winning Performance en la Oficina de Don Señor (podría compartir un Oscar con Ledger), o de planes noviembrales que se materializan, o de cómo perderse en Escazú después del Sushi.

Mejor volver al tema original, al bostezo de feriado que exhibe los síntomas de cualquier otro día ‘especial’: las páginas pares de la nación adornadas por los brainchilds de publicistas que buscan amarrar un producto con la fecha, de forzar simbolismos y violar semántica y semiótica. Mejor no hablar de nada, y solo tratar de divagar.

Navegar sin rumbo en Internet, randomizar playlists, cambiar cosas de lugar en el cuarto sin orden ni razón, apilar libros en mesas de noche. Pequeños zigurats de lecturas pendientes o incompletas, que forman un paisaje completo con los otros libros abiertos y abandonados a medio camino entre almohada y mesa de noche. (Como el que le presta el nombre a este post).

Me voy de una vez, a buscar algo que hacer para ahora después.

Shattered Glass

Peace