Hola.

Mi nombre Julián y este es mi blog. En algún momento el blog fue más amplio, pero de eso ya fueron 10 años.  

Fiestas Patrias

"Eran las cinco de la mañana cuando tocaban alegre diana..." Por dicha fueron las cinco y nadie tocó nada, a las seis tristemente pasó el camión de la basura "con sus clarines y sus tambores anunciando malos albores". Ya después de esa fiesta de claxones y mugidos carburantes sabía que no se iba a poder dormir más.

Los verdaderos clarines y tambores de los que canta la olvidada y despreciada "Diana del Quince de Setiembre" se empezaron a armar pequeños tumultos en las cercanías de las escuelas alrededor de las diez de la mañana.

(Se que en algún lado debería explicar qué diablos hacía en la calle a las 10 de la mañana en un día feriado, pero mejor dejarlo en el misterio o tal vez confesar que despertarse a las 6 puede hacer daños severos al cerebro).

Los desfiles patrióticos son, a su manera, como un programa cultural del SINART. Así como el pulgar diestramente sabe oprimir los botones correctos del control remoto para evitar ese tipo de programas, los conductores diestros y la red vial permiten evitar esos focos de actividad infantil-adolescente-diz-que-patriótica. Bref, solo el que quiere, o el que no tiene alternativa se debe tragar el programa cultural del Día de la Independencia, las calles cerradas, el desfile practicado, uniformes y trajes típicos, padres y fotos, resaca de Faroles y Antorchas.

No es que sea antipatriótico, yo (corazón) Costa Rica, abajo el Imperio Español, celebremos la Independencia de la Capitanía General, y todo eso. Lo que me molesta y como lo señala Alejandro en el efímero mensaje personal de Messenger es que estamos "Celebrando 187 años de no saber quiénes somos..." y los festejos de hoy son prueba de eso.

El hecho que los tibios festejos se efectúen solo porque están en el calendario del MEP (y solo las públicas) dice mucho sobre nuestra posición respecto a esta fecha. Tal vez no lo festejemos porque no lo consideramos digno de ello (comparemos con el Fourth of July), de hecho el feriado nuestro es puro nombre. Podríamos darnos por satisfechos con que el Quince sea solo el "Día Internacional de la Democracia", que mientras se mantenga feriado pocos levantarían un dedo para protestar.

Las banderas, las guirnaldas, los mismo trajes típicos son un ritual hueco, una herencia incómoda y anticuada. El reducido repertorio de canciones actual evidencia cómo cayeron en el olvido los himnos previos (por tener ecos de marcha militar seguramente), todo entusiasmo es monótonamente decreciente.

Me gustaría saber que el Quince podría ser un feriado patrio que diera placer celebrar; pero lo único que siento es algún tipo de incertidumbre de no querer celebrarlo de la sosa forma de desfiles y trajes típicos, y de no saber qué es algo tico, algo que valga la pena celebrar para conmemorar la independencia.

Hoy por hoy, el feriado ha sido como una extensión de domingo, un premartes, un no-lunes, pero lo que fuera se sintió soso y vacuo.

¿De Dónde Vienen los Emots?

Hugo Boos