Hola.

Mi nombre Julián y este es mi blog. En algún momento el blog fue más amplio, pero de eso ya fueron 10 años.  

La Invasion de las Matrioshkas

Era de mañana, una mañana corta despues de la noche larga que le precedio, pero fue como despertar a un sueño que se torno en pesadilla. Una docena de rusos (principalmente rusas) habia tomado el hostel. Aparentemente alguien en alguna agencia se confundio entre Hotel Moscow y Hostel Moscow, y el resultado fue que esta manada de Sexagenarios termino en el Hostel exigiendo habitaciones a la administracion del hostal que a falta de una mejor solucion prefirio empezar a echar a todos los que nos teniamos que ir. Fue un terrible shock ver las sexagenarias con sus vestidos coloridos, hablando alegremente y cantando por momentos. Parecian Matrioshkas -como acerto a llamarlas una huesped argentina- y nosotros le agradecemos a las deidades que hoy mismo abandonabamos el hostal, pasar una noche en un dormitorio mixto de diez camas con estos pintorescos huespedes no parece una buena idea. (Matrioshkas aromatizadas, y no en el buen sentido del aroma).

En cualquier otra ciudad me sentiria indignado, molesto porque haya aparecido este batallon de viejitos, pero aqui es solo una anecdota mas, un matiz raro adicional a la ya de por si extraña forma de ser de Moscu.

Y ahora en un par de horas ya sale nuestro tren nocturno, para trasladarnos a San Petersburgo, pero aun asi volvere sin duda a moscu que esta: okhuitelno!

Maravilloso Moscú

Brakeless Airplanes and Dark Subways in a clouded city