Hola.

Mi nombre Julián y este es mi blog. En algún momento el blog fue más amplio, pero de eso ya fueron 10 años.  

Maravilloso Moscú

Moscú es una ciudad increible. Hermosa y Maravillosa. Tiene una mezcla tan impredecible y foranea de cosas habituales y 'europeas' con su estilo de vida tan poco europeo, pero eso es parte de su encanto; eso caracteriza su forma de ser que solo se puede describir como 'rusa', aunque en ella se vean edificios tan barrocos, tan italianos, tan bizantinos en su corazon son 'rusos' y nada mas. La Plaza Roja en particular tiene una magia alucinante, tienes de un lado al Kremlin ocultado detras de sus murallas y torres coronadas con estrellas rojas, y del otro tenes el GUM que es un centro comercial lujoso con las tiendas mas caras de la capital, tiene el Mauseleo de Lenin, tan aparentemente pequeño, pero hermosamente conservado y en cuya estructura de piedra roja pulida se refleja la iluminacion nocturna del GUM. En los dos extremos mas distantes se ubican el Museo de Historia Rusa, un edificio tan Rojo como la Plaza, un pequeño castillito que a pesar de su grandeza parece insignificante si se compara con sus vecinos en la Plaza. Y la atraccion principal, y en lo personal lo mas impactante, la catedral de San Basilio, con sus domos en forma de cebolla y decorados como caramelos. Estando al frente uno olvida el frio que se filtra por los zapatos, el cansancio de todo un dia de caminatas, o los sustos y dolores de cabeza necesarios para ingresar a Rusia, estar ahi hacia que todo valiera la pena. Tres veces en tres dias ya he ido a la Plaza Roja, y siempre despierta un sentimiento diferente, y cada vez quisiera poder memorizar la vista, apropiarme de ella mas alla. (Ademas de tomarme fotos).

El resto de Moscu tampoco se queda atras. La Catedral de Cristo el Salvador, los Monumentos y Estatuas dispersos por la Ciudad, la Tumba del Soldado Desconocido, la Plaza de las Catedrales dentro del Kremlin, el Teatro Bolshoi o las Siete Hermanas de Stalin, el amplisimo Viejo Arbat y hasta la opulencia de sus estaciones de Metro convierten a Moscu en una increible y bella Metropolis, no menos digna de otras ciudades como Paris o Venecia en terminos de belleza.

Tres Españoles, Dos Ticos y Un Ingles

La Invasion de las Matrioshkas