Hola.

Mi nombre Julián y este es mi blog. En algún momento el blog fue más amplio, pero de eso ya fueron 10 años.  

Twelve Months Gone

Ciclos, todo en la vida son ciclos. O al menos todo lo construimos en torno a tales estructuras. Una fecha –cualquiera- se convierte en aniversario que es tanto una celebración, pués siempre hay que celebrar la persistencia. Este blog por dicha no ha padecido de fragilidad, aunque en grandes intervalos escasean los aportes siempre tengo pendiente escribir cosas, o tomar fotos, o simplemente decidir que hay eventos dignos de ser inmortalizados en estos pergaminos de electrones.

El blog inició un Catorce de Febrero, a raíz del aburrimiento. Doce meses después, sigo aburrido en esta fecha. Bueno no, aburrido no he estado. He hablado de la climatología tan inadecuada del Valle Central con Tatiana, he explorado diferentes futuros laborales para octillizos con otra Tatiana, he ensayado piropos gastronómicos con Sofía, antes de ser acusado de ‘Grinch del Amor’ (yo también te quiero Rebe), y de discutir y divagar con el mismísimo Axel (autor de la célebre frase del año pasado: ‘San Valentín ¡MIS CUERNOS!’.

A lo largo del Año (mayúsculas, el año no es cualquiera, su intervalo no está definido por punto aleatorios) el blog ha acumulado desde posts cortos hasta pequeñas novelas, algunos altamente metafóricos, otros muy simples; en algún momento me puse a releer algunos y me maravillé del nivel de irreverencia al que puedo llegar, en otros me quedé atónito preguntándome si en efecto yo habría escrito eso.

La dirección posiblemente esté contaminando alguna startpage en algún oculto lugar del mundo (no resistí de tentación y en algunos internet cafés la puse como startpage para algún pobre curioso). También pueda ser que confunda a otros visitantes. (El flag counter no miente, alguien en varios países del Cono Sur y del Viejo Continente lo leen, lo han leído y lo leerán.) Este blog es mi pequeño monumento a la charlatanería creativa, es su misión, la misión que le he dado.

No quiero pensar a futuro para él, no quisiera por eso verlo como un elemento en un ciclo, algo que se va a repetir, que se debe planear. Quisiera verlo como un organismo, crecerá y algún día expirará (a más tardar cuando su propio creador expiré), pero mientras seguirá creciendo. (De hecho el blog es más grande de lo que aparenta, con posts inéditos e inconclusos; pero esos se publicarán algún día como mercancia adicional o como “julianastorga.com Extended Edition”).

¡Feliz Aniversario, querido blog! Sea eso lo que celebremos hoy.

El Ataúd Sobre el Carro

AlgoTurismo