Hola.

Mi nombre Julián y este es mi blog. En algún momento el blog fue más amplio, pero de eso ya fueron 10 años.  

Map of the Problematique

Todo es –naturalmente- culpa del blog de Javier; blog que descaradamente resucitó lazarosamente y me hizo reconocer que el mío más bien estaba en el olvido, con un par de posts que resaltan como puntos negros en un mar de blanco, de ausencia. Incluye el de Javier, de forma curiosa, digna de precuela cinematográfica, todo el listado de episodios no-publicados, un que otro episodio de Javier llega por word of mouth (or windows live messenger, for that matter) o por medio de un youtubazo de esos que hacen que uno ría y ría mucho más. Afortunadamente, contrario a Javier no tengo que recuperar meses de ausencia bloguera, tampoco me voy a poner a tratar de recordar o reponer sucesos pasados, bien que mal, ya añejos, procesados por la memoria llegarían a carecer de cierta vitalidad necesaria para ser memorables. Aun así si hay cosas de suceso reciente donde quiero sacar la gran, enorme, cuchara y meterla con ganas en el arroz y en el mango respectivamente y crear una de esas cosas gastronómica y dialécticamente confusas y absurdas, con apenas el suficiente nivel de contacto con la realidad para hacerlas pasables y –¿acaso?- legibles. Procedamos entonces al show varieté de la sandez.

Politiquerías Punzocortadas

Empecemos con la entrée de zapallo en la que nadie quiere perder mucho tiempo, un par de mordiscos, un tenedorazo que corta a través y que luego queda sobre el plato, indicación inevitable para que el mesero entienda que la entrada es una jugueteo a veces innecesario, pero bueno aquí está, hablar algo de política, no mucho, tampoco de las ridiculeces que puedan circular en días de elecciones de la FEUCR, pero ellos amertirarían un post entero sólo para criticar los panfletos repartidos, discursos escuchados y esas boludeces –porque el vocablo argentino es el más rico para usarlo y referirse a ellos- en las que no puedo creer que ellos crean. Me alejaré de la política de peleas de gallos o pollitos futuro-sindicalistas de la FEUCR y mejor me quedo con las sandeces globales, tan ridículamente palmada en el hombro con guante blanco que uno no quiere creer que ocurren. (Tomando la ambigüedad por la cintura y sentándola aquí al lado:) El Presidente estadounidense Barack Obama ganó la semana pasada el Premio Nobel de la Paz.

-Humbled, dijo él. [Eventualmente la mayoría de sobalevas lo felicitaron]

-¿WTF?, dije yo. [Eventualmente la mayoría de los políticos en Washington, Hugo Chávez et al corearon conmigo ese sentimiento, aunque su posición obligue a formularlo de forma diferente. –Tal vez Chávez haya sido creador de una forma más pintoresca de decirlo]

Premios Nobel en cajas de Choco Crispis, había dicho mucho antes alguien. [Desde antes había estado de acuerdo con esto]. No tengo nada contra Obama, me cae bien, simpático y carismático el hombre, no es un santo pero es menos diablillos que otros presidentes, los Bush, el mismo Clinton, y los que gobernaban antes de que yo naciera. Es más a Obama le deseo que le vaya bien con su política. El detalle es que la gente en Oslo quiere convertirlo en superhéroe prematuramente. Es la palmada en la espalda al pueblo norteamericano por haber elegido a Obama, es un premio para todos los que han apoyado a Obama, no es un premio para él. Torpezas noruegas. Premios oblicuos. Para la próxima podrían premiar a Jesús (-póstumamente-) por haber predicado un mensaje de paz y amor que está tan en el aire como los hechos logrados por Obama en cuestiones de política global. Mejor aun, premiar a Bono por haber descifrado how to dismantle an atomic bomb.

Al domingo siguiente, en esas cosas tan coincidentalmente finas e irónicas que sólo yo les presto atención, una fábrica en Cartago recibió un premio por ser la que le producía las mejores partes ‘x-cuac-321Z’ a General Motors. Todo es lo mismo, la psicología de un premio, los obreros de la fábrica se sentirán orgullosos de las piezas fabricadas que irán a dar a algún lugar que ellos mismo tal vez no sepan con total certeza, pero fueron premiados. Felicidad y orgullo gracias a un premio. happy worker is a better worker. Manipulaciones. Palmadas en la espalda, eventualmente se necesitan más, muchos más y por eso hay premios para todo que ya no se puede saber cuándo alguien realmente ha merecido algo. Si el Nobel se rebajó a la misma underhanded motivation technique de la fábrica en Cartago, de qué sirve.

Mientras los premios sean como si vinieran con el Corn Flakes o la Cajita Feliz mejor se los dan a Bono.

Primi Piatti, Secondi Piatti

Calcio. Futebol. Fussball. Idiomas diferentes, misma cosa. Pasiones, indiferencias, gritos a la pantalla, ojos bien abiertos, maldiciones, ‘jueputas' libremente soltados y todo eso que caracteriza toda la cultura futbolera. No sé cómo, ni cuándo, pero al menos mi afición por la Selección está diluida. Aun me gusta el futbol, veo los partidos de la Juve o de Champions con más emoción y antojo que los de la Sele o los de la Liga.

Es posible que más de una persona me salga con un de-qué-jugás, la Liga, la Sele son de aquí, hay que apoyarlos, primero ellos luego los demás. NOT!

La Sub-20 fue algo refrescante, incluso su derrota queda marcada –sin ningún conformismo- como algo grande, un logro que merece un aplauso, a pesar de cuatro penales errados (quien me salga con que él/ella/ello lo podría tirar mejor, pues que se dedique al futbol y lo haga, honestamente, cansancio físico+psicológico por el empate, nervios [de repente una selección sub-20 en semifinales tenía la misión de devolverle la fe al país en el futbol] influyó. y ahí quedó. un cuarto lugar en el Mundial es más que respetable. Aplauso).

El otro cuarto lugar (el de eliminatorias) es más que despreciable. Entre campeonatos mediocres, jugadores que ni técnicos ni tácticos son, pésima condición física, y los demás et ceteras que correspondan, el resultado es que ahora la Selección necesita que la gente les de la fuercita para los partidos de repechaje y todo eso, porque ya el partido quedó atrás, aunque doliera el empate y como dijo el profe hay que pensar en el próximo rival, porque ahora es un partido de 180 minutos y hayq ue concentrarse y no lamentarse y ser fuerte y practicar y ensayar bien y. y . ¿Y?

Y el futbol de nuestro país es más predecible que las entrevistas que ellos mismos dan. En el Mundial le voy como siempre a Italia. Ghana simpatiza, España que se vaya pa’l cuerno. Y ojalá Argentina se recomponga.

Flora y Fauna de la UCR

Finalmente el brevísimo comentario de odio de rigor del día. Caminar por la U. Ir a sacar el carnet, tener que hacer una fila que avanza sólo esporádicamente, porque algunos ¿estudiantes? creen que la fila es cosa de estar al sol como matitas, como girasoles sonriendole a la pelota de helio incandescente que orbitamos, luego la foto, la muchacha que se cola porque es hija del encargado de las fotografías o algo así, luego salir de ahí, con calor y frustrado y no poder caminar, porque sobre la acera van ese grupo-manada que, como patos, vuelan en formación de v, estorbándoles a los demás. Horrores. Respirar, hacer como se tiene que hacer, tirarse a la calle para pasarles, adelantamiento en falso, negar por doble-enésima vez los panfletos de propuestas ridículas de partiduchos de la FEUCR. Hay días que la U es intolerable. Tal vez hoy fuera uno de ellos.

Death and All His Friends

And Good Bye to All That